Páginas vistas en total

jueves, 20 de enero de 2011

HUMPHREY BOGART

Humphrey-Bogart Humphrey Bogart resulta asombroso. Siempre me cuestiono cómo este hombre de voz gangosa y ceceante llegó a ser uno de los tipos más duros en el cine de los años 30, 40 y 50 del siglo pasado. Los extraordinarios actores de doblaje españoles salvaban ese escollo para nosotros, pero no para el mercado de habla inglesa, donde se escuchaba sin trucos su propia voz, lo que no evitaba que nos acongojara cuando se las daba de malo. Otras muchas veces, dejaba vislumbrar un fondo bondadoso que humanizaba al personaje, si bien, lo realmente cierto es que siempre ha desprendido una apariencia de tipo hermético que no hablaba si no tenía nada interesante que decir. Se cuenta que Bogart comentó una vez: "No eres una estrella hasta que no saben escribir tu nombre en Karachi". Sin duda lo cosiguió y en todo el mundo una legión de seguidores aún sabe hacerlo a la perfección.

Este hijo de buena familia con el futuro inicialmente resuelto y dirigido a la medicina se resistió al destino, siendo un vividor en el más amplio sentido del término, decidiendo aprovechar la existencia, bebiéndosela, fumándosela, y exprimiendo cada oportunidad que se le presentó. Quizá por ello tuvo cuatro matrimonios y se le consideró un renegado fuera de los platós y un profesional dentro de ellos. Por todo, no fue casualidad que en 1999 el prestigioso American Film Institute le nombrara el mejor actor masculino de todos los tiempos.

3 comentarios:

Billie dijo...

Bien, me pregunto si no habría actores con más empaque masculino (incluida la voz) para interpretar tipos duros que Bogart. O no los habría o nadie sabía fumarse un pitillo o besar a las grandes como el. Llegar tan lejos con un timbre de voz tan ligero. Se cuenta que también Bacall lo tenía parecido y que ambos eran envidiados por sus compañeros de profesión en un hollywood que exigía a sus actores forzar la voz hasta la ronquera.
Se que caigo en lo fácil, pero necesito contar que he visto tantas veces Casablanca, que podría enumerar las escenas en las que Rick no sostiene un pitillo entre sus dedos. La anécdota Karachi es para nota y la agradezco.

Clementine dijo...

Sí, lo de Humphrey Bogart es realmente curioso. No era precisamente alto, ni guapo y ni siquiera un gran actor. Pero tiene, evidentemente, un carisma y una personalidad que engancha tanto a espectadores masculinos como a femeninos.
Y en "Casablanca", encima, resulta de lo más romántico.

Dickson dijo...

Realmente pienso que de haber sido un galán de físico imponente y voz profunda, perdería gran parte de su magnetismo, pero discrepo amigablemente con Clementine en eso de que Bogart no sea un gran actor. A mi me lo parece aunque, claro está, en las preferencias cinematográficas todo es muy subjetivo. Gracias a las dos por vuestros comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...