Páginas vistas en total

sábado, 19 de febrero de 2011

CON "H" DE HOLLYWOOD: EL TRISTE FINAL DE PEG ENTWISTLE

Como tantos otros, Peg Entwistle llegó a Hollywood con la maleta cargada de esperanzas. A principios de los años treinta del pasado siglo, sólo era otra joven aspirante a actriz decidida a materializar su sueño, pero estaba en el momento y lugar indicados.

Atrás quedaban sus inicios en Broadway, donde había conseguido algunos papeles que le dieron alas para probar suerte en la entonces prometedora industria cinematográfica californiana. Aún más atrás dejaba la infancia en su Gran Bretaña natal, la prematura muerte de su madre y la aventura de la emigración a Estados Unidos con su padre, quien pronto perdería la vida bajo las ruedas de un automóvil. 

Peg-Entwistle
Peg Entwistle en 1931 

Así las cosas, había conseguido un papel con el que debutar en cine en la película Thirteen women, protagonizada por Irene Dunne y Myrna Loy, por lo que parecía que su destino comenzaba a cambiar de rumbo. Nada más lejos de la realidad, ya que sus escenas en aquella cinta fueron practicamente eliminadas durante el proceso de montaje y pasaría sin pena ni gloria por las taquillas. Además, tras varios meses en la meca del cine realizando centenares de pruebas, nunca recibió una oferta de trabajo y ni siquiera tenía dinero para el billete de vuelta a Nueva York. Asqueada de todo, una noche otoñal de 1932 decidió interpretar el papel más famoso de su carrera, por el que siempre sería recordada. Para ello subió a lo alto del monte Cahuenga, donde se halla el mítico cartel que identifica universalmente a Hollywood desde su colocación en 1923, por aquel entonces alumbrado con cuatro mil bombillas. Una vez allí, ascendió por la parte trasera del letrero a la cima de la letra "H" y se arrojó al vacío, muriendo en el acto.



Hollywood
Cartel de Hollywood en el monte Cahuenga

Con su prematura muerte a los veinticuatro años de edad, ya nunca pudo abrir la carta que llegó a su casa al día siguiente, en la que se le ofrecía un papel, esta vez como protagonista, aunque eso no fue obstáculo para alcanzar tras su desaparición la fama que tanto ansiaba. Y es que la tierra prometida del Séptimo Arte, que en vida le había restregado por la cara su fracaso, sólo después de que ella se "inmolara" fue capaz de hacer un sitio a Peg  Entwistle en el firmamento de la fama.   


4 comentarios:

Billie dijo...

Me deja impactada la triste historia de Peg (¿su complicado apellido no tendría que ver en su fracasada carrera?). Es descorazonador. Imagino que la vida de muchas actrices se vio truncada por la el plante de Hollywood pero también vale la pena resaltar como contraste, que también las hubo que triunfaron y aún así no sobrevivieron como las desgraciadas Marilyn o Natalie. Gracias Dickson, gran entrada.

Dickson dijo...

Seguramente no tuvo tiempo para que algún descubridor le cambiara ese nombre tan poco comercial. Gracias Billie.

Clementine dijo...

Vaya historia triste, Dickson, no la conocía. Pero mira, tú acabas de recordar a esta actriz y eso siempre es bueno.

Dickson dijo...

Pues si, Clementine, su historia es bastante triste. No conozco su nivel de popularidad en la memoria colectiva de Hollywood, pero alí se la recuerda más como "la chica del letrero de Hollywood" que por su nombre, con leyenda de apariciones espectrales por los alrededores del cartel incluida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...