Páginas vistas en total

domingo, 30 de enero de 2011

LA CANTINA DE HOLLYWOOD

El ataque a Pearl Harbor por la aviación japonesa el 7 de Diciembre de 1941, supuso la entrada inmediata de los Estados Unidos en la II Guerra Mundial, iniciada dos años atrás.

En plena ebullición de una oleada de patriotismo, por otra parte siempre latente en la sociedad norteamericana, los actores Bette Davis, John Garfield, Cary Grant y el compositor Jule Styne, abrieron "La Cantina de Hollywoood" pocos meses después de aquella masacre.

Bette Davis atendiendo tras la barra.

El local, que enseguida se hizo inmensamente popular, estaba instalado en unas antiguas caballerizas de la calle Cahuenga de Hollywood, e iba dirigido a los combatientes norteamericanos en situación de baja o permiso, quienes podían tomar una copa, bailar con las estrellas del momento o escucharlas cantar.

La Cantina de Hollywood nunca sería olvidado por Gene Tierney porque, estando embarazada, una admiradora le contagió la rubéola en su única aparición allí, y su hija nació con retraso mental, sordomuda y parcialmente ciega, lo que supuso para ella el comienzo de sus problemas de depresión y trastorno bipolar. ¿Os suena eso de que, a veces, la realidad supera la ficción? Pues son viviencias como ésta las que refuerzan la veracidad del dicho.

.
Marlene Dietrich baila con un incrédulo marine.

El lugar incluso inspiró la película de 1944 La cantina de Hollywood, en la que intervinieron, entres otros, sus cofundadores Bette Davis y John Garfield y cerró definitivamente sus puertas al terminar la guerra, una vez cumplidos con creces los fines con los que se creó.

martes, 25 de enero de 2011

BRUMAS DE TRAICIÓN

Confieso mi debilidad por las películas de la Segunda Guerra Mundial, con independencia de su valía. Soy capaz de tragarme un buen ladrillo sólo a cambio de nazis, trincheras, espías, batallas, bunkers y cuarteles generales en abundancia. Aunque el tema se ha tratado en cintas de gran calidad y es cierto que Brumas de traición  no está entre ellas, me resulta inevitable disfrutar cada vez que la veo.

                         



Interpretada por Clark Gable, Lana Turner y Victor Mature, centra su trama en la presencia de un traidor en las filas de la resistencia holandesa contra el ejército alemán. Está considerada entre los clásicos del cine bélico y en el año de su estreno (1954) se convirtió en un éxito de taquilla innegable. No obstante, un Gable en la recta final de su vida, algo mayor y fondón, no estuvo en uno de sus mejores trabajos, resultando un poco forzado en el papel.

Por su parte, una extraña y morena Lana Turner, que ya había compartido cartel con Gable en un par de ocasiones, aún correcta, se aleja de sus recordadas interpretaciones en películas como  El cartero siempre llama dos veces, Imitación a la vida o Cautivos del mal. Ahora bien, eso no evita que, encaramada sobre un piano, se luzca  mientras canta "Johnny come home" (doblada por la actriz y cantante británica Diana Coupland)  a un grupo de soldados nazis.

Completa el elenco Victor Mature, alias el peor actor de la Historia, por el que siento debilidad, pues aún siendo cierto que perpetró alguna de las más olvidables interpretaciones del cine, es justo recordar que hasta para ser considerado el peor en el Hollywood de su tiempo había que tener cualidades.


jueves, 20 de enero de 2011

HUMPHREY BOGART

Humphrey-Bogart Humphrey Bogart resulta asombroso. Siempre me cuestiono cómo este hombre de voz gangosa y ceceante llegó a ser uno de los tipos más duros en el cine de los años 30, 40 y 50 del siglo pasado. Los extraordinarios actores de doblaje españoles salvaban ese escollo para nosotros, pero no para el mercado de habla inglesa, donde se escuchaba sin trucos su propia voz, lo que no evitaba que nos acongojara cuando se las daba de malo. Otras muchas veces, dejaba vislumbrar un fondo bondadoso que humanizaba al personaje, si bien, lo realmente cierto es que siempre ha desprendido una apariencia de tipo hermético que no hablaba si no tenía nada interesante que decir. Se cuenta que Bogart comentó una vez: "No eres una estrella hasta que no saben escribir tu nombre en Karachi". Sin duda lo cosiguió y en todo el mundo una legión de seguidores aún sabe hacerlo a la perfección.

Este hijo de buena familia con el futuro inicialmente resuelto y dirigido a la medicina se resistió al destino, siendo un vividor en el más amplio sentido del término, decidiendo aprovechar la existencia, bebiéndosela, fumándosela, y exprimiendo cada oportunidad que se le presentó. Quizá por ello tuvo cuatro matrimonios y se le consideró un renegado fuera de los platós y un profesional dentro de ellos. Por todo, no fue casualidad que en 1999 el prestigioso American Film Institute le nombrara el mejor actor masculino de todos los tiempos.

domingo, 16 de enero de 2011

MITOS VIVIENTES DEL CINE

A la vista del  contenido de este blog, si me dejara llevar acabaría convirtiéndolo en un continuo obituario, permitiendo que el calendario y el inexorable paso del tiempo me fueran entregando temas para escribir mis entradas. Por eso, y aunque a estas alturas del partido muchos actores del cine que más me gusta ya han muerto, desde el principio me impuse evitar el abuso en la utilización del homenaje póstumo tras cada fallecimiento.


                    


Así las cosas, hoy me apetece recordar a todas aquellas estrellas que formaron parte del cine clásico y que, afortunadamente para ellos, han sobrevivido a éste. Me refiero a personas que siguen entre nosotros como mi admirada Olivia de Havilland, su hermana Joan Fontaine, Robert Duvall, Maureen O,Hara, Sofia Loren, Clint Eastwood, Lauren Bacall, Elli Wallach, Mickey Rooney, Shirley Temple, Kirk Douglas, Jerry Lewis, Doris Day, Debbie Reynolds, Liz Taylor, Eva Marie Saint, Kim Novak, Tippi Hedren, Omar Sharif, Julie Andrews, Julie Christie, Dick van Dyke, Esther Williams, Warren Beatty y su hermana Shirley MacLaine, Vera Miles, Dustin Hoffman, Roger Moore, Zsa Zsa Gabor, Sean Connery, Joanne Woodward, Luise Rainer, Michael Caine, Peter O,Toole, Christopher Lee, Ernest Borgnine, Ben Gazzara, Robert Redford, Ángela Lansbury, Rita Moreno, Sidney Poitier, Anita Ekberg, Brigitte Bardot, Max von Sydow, Jane Russell, ...

Me olvido de muchos y alguno de los mencionados no se encuentra entre mis favoritos, pero vaya para todos mi agradecimiento por permitirnos disfrutar de su trabajo, al igual que unos lo hicieron antes y otros lo harán después que nosotros.

viernes, 14 de enero de 2011

OTRA VEZ SE DESVANECE EL HUMO

La llegada de 2011 nos trae el cerrojazo al extendido hábito de conversar en los bares bajo una densa niebla, propiciada por el humo del tabaco. Con el cambio legislativo, en los locales ha despejado la bruma, quedado expuestos a una intencionada mezcolanza de olores más plural y democrática con aroma a café, fritanga, perfume y sudor a partes iguales.

                 

Ya queda lejano el tiempo en que todo el mundo predicaba las bondades de sostener un cigarrillo entre las manos para ser alguien y las tabaqueras pagaban a las estrellas por fumar de los suyos. Tambien hace mucho que el cine sucumbió a la moda de condenar al destierro a los grandes fumadores que antes exhibía con insistencia. Del mismo modo,  los bares españoles ven ahora como se desvanece la buena ó mala, pero intrínseca, costumbre de fumar en su interior.

Puede que sea mejor así, pero ya nada será lo mismo, al igual que los actores de hoy (salvo honrosas excepciones como Scarlett Johansson o Clint Eastwood)  no tienen ni remota idea de encender los pitillos de dos en dos como Paul Henreid para Bette Davis en La extraña pasajera, ni saben darse fuego como lo hacía Lauren Bacall con las cerillas de Bogart en Tener o no tener. Un Humphrey inimaginable interpretando al Rick de "Casablanca" sin su cigarrillo genialmente colgado de la comisura de los labios. ¿Y que sería de Gilda sin fumar? ¿Y quién como la Audrey Hepburn de Desayuno con diamantes para hacerlo con boquilla? ¿A alguien se le ocurre pensar en un tipo mejor que Edward G. Robinson para saborear un habano en pantalla?

Pues eso, que hay cosas enmarcadas en un contexto cultural y temporal determinado que tal vez sea mejor no repetir, dejando que los nuevos, asépticos y no necesariamente mejores tiempos vayan tomando posiciones.
  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...