Páginas vistas en total

viernes, 1 de abril de 2011

EL QUIRÓFANO DE HOLLYWOOD


Boris-Karloff
Cuando las estrellas de Hollywood comenzaron a hacer uso de la cirugía estética para modelar a capricho sus cuerpos y rostros, el común de los mortales ni siquiera había oido hablar de su existencia y al resto les parecería una suerte de ciencia ficción.

En los primeros años veinte del siglo pasado, Louis B. Mayer obligaba a Greta Garbo a hacerse diversas componendas faciales, incluyendo la extraccion completa de su dentadura, y en 1929 Marlene Dietrich ya se había sometido a una rinoplastia, así como a la extracción de varias muelas con el objetivo de acentuar los pómulos que la harían mundialmente famosa.

Con el nacimiento del star siystem, los estudios percibieron la conveniencia de transformar a sus actores en patrones de belleza fuera del alcance del gran público y convertirlos en una especie de seres perfectos por los que la masa suspirase anonadada. La dependencia de  los esclavizados intérpretes era tal que servían como conejillos de indias a sus jefes, casi sin opción a rechistar si querían conservar alguna opción de promocionar sus carreras. La cosa llegaba hasta tal punto que los propios estudios decidían la intervenciones más convenientes en cada caso, para que sus pupilos pudieran salir airosos de la tiranía del primer plano. El afán de muchos actores de aquel tiempo por pertenecer al Olimpo de Hollywood, les hacía dejar a un lado las consecuencias de perder la indentidad física, porque la metamorfosis era parte del peaje que estaban dispuestos a pagar.

Rita Hayworth, antes y despues

Sólo un reducto de afortunados tenían la suerte de escapar del quirófano, bien porque su físico imperfecto les confería una personalidad específica digna de conservación y/o estaban destinados a encarnar una y otra vez al malo de la película (pienso en actores como Peter Lorre ó Boris Karloff), ó bien porque eran portadores de una belleza natural que, en el peor de los casos, sólo requería intervenciones menores como un cambio en el color del cabello o alzas en los zapatos.

Greta-Garbo
Una irreconocible Greta Garbo
Entre los cambios más "modernos" el de Cher se lleva la palma, aunque ella misma confesó haber perpetrado su remodelado integral, costillas flotantes incluidas, por propia voluntad e insatisfacción. Le sigue Goldie Hawn, de la que ya hablamos en Flor de cactus y a quien pudimos ver en una parodia de esta lucha contra el tiempo y el propio cuerpo en La muerte os sienta tan bien. No queda rezagado el monstruoso Mickey Rourke ni el difunto Tony Curtis, quien siendo ya octogenario pretendía aparentar la edad que tenía al protagonizar Con faldas y a lo loco. Otros ejemplos para no olvidar los tenemos en los labios imposibles de Melanie Griffith o las filigranas de Nicolas Cage para ocultar su calvicie. 

Volviendo a los clásicos y a pesar de que todo se llevaba a cabo dentro del más estricto secreto, es público y notorio que Marilyn Monroe se había operado la nariz y esculpido su barbilla, que Rita Hayworth no sólo se hizo la rinoplastia de rigor sino que padeció dolorosas sesiones de electrolisis para despejar su frente o que Humphrey Bogart, en sus últimos años, gastó peluquín.

Del lado contrario y haciendo honor a la fama de rebelde de su tiempo, destaca la oposición radical de Ingrid Bergman a la transformación que le solicitaba Hollywood a su llegada. Desde aquí le agradezco que hiciera caso omiso, pues hubiera echado a perder uno de los mejores rostros del Cine de todos los tiempos.


17 comentarios:

Patri dijo...

A ver si va a resultar que Olivia de Havilland fue la unica que no se retocó ni un ápice! aparte de Bergman claro, ella era guapa y sueca, no tendría tanta necesidad.
Original e informativo, las fotos son geniales. Tendrías que hacer una segunda parte con más fotos de Antes y Después..Gracias Dickson.

Clementine dijo...

A mí esto de que las estrellas pasen por el quirófano únicamente por estética no me ha gustado nunca, ni de forma impuesta por el estudio ni de forma voluntaria por la estrella.
No sé en el cine clásico la cantidad de actores que habría que lo hicieran de forma voluntaria. Lo que me parece aterrador es lo de ahora que, aún siendo muy jóvenes, se someten voluntariamente a una y otra operación y claro, llegas a no identificarles porque pierden totalmente su personalidad, como es el caso de Nicole Kidman, por poner un ejemplo.
Yo también se lo agradezco a la Bergman y, si no me equivoco, a Katharine Hepburn también que, ya muy mayor, parecía... Katharine Hepburn de mayor, y eso es muy de agradecer.

Julius Revolution dijo...

A mi me generalmente las mujeres me gustan más antes de las operaciones. Una buena operación tiene que ser la que no se note que se ha hecho, pequeños retoques que mantengan tu personalidad. Siguen siendo guapas, por supuesto, pero no son ellas. Buen finde, Dickson y compañía.

Dickson dijo...

- Gracias Billie. Ingrid Bergman, aparte de guapa, profesional y con caracter, ya tenía una trayectoria en el cine europeo cuando desembarcó en América, lo que supongo le permitiría imponer su criterio al remodelado corporal que se le pedía.

- Totalmente de acuerdo contigo, Clementine. Por cierto que, al documentarme para esta entrada, no encontré nada sobre Katharine Hepburn, aunque todo era tan secreto que no es descartable que se hiciera algún retoque.

- Hola Julius. Sin duda también prefiero la belleza natural, aún con imperfecciones. Me parece más auténtico. Buen fin de semana para tí también.

Explorador dijo...

La belleza auténtica es auténtica. Pero supongo que hay muchas mujeres presionadas porque ven viendo marchitarse su belleza y piensan, con razón o sin ella, que pueden perder papeles...no sé. Tampoco la idolatría a los 20 años es buena. Pero en fin, es así que marcha el mundo, una pena.

Saludos :)

Ricardo Pérez dijo...

Muy interesante y curioso el artículo. Añado tu blog a mi blogroll para así tenerlo controlado.
Un cordial saludo.

Dickson dijo...

- Eso es lo que yo pienso, Explorador, que habrá que ir asumiendo la evolución personal según se vaya presentando y que la idolatría a los veinte además de poco conveniente, a ciertas edades no da más que disgustos. Saludos.

Dickson dijo...

Bienvenido, Ricardo. Ya sabes que también yo te tengo fichado. Que tengas un buen día y hasta pronto.

miquel zueras dijo...

De Marlene Dietrich basta con verla en sus films de la etapa alemana como "El Ángel Azul", aquella mujer regordeta con cara de pan no tiene nada que ver con su imagen en películas posteriores. Borgo.

Dickson dijo...

La verdad es que en su caso el cambio fue para mejor. Gracias, Borgo ó Miquel, que nuca sé como llamarte. Saludos.

SqSmaravillosa dijo...

En algunos casos me he quedado sorprendida, pues desconocía que Rita y Marlene se habían sometido a una rinoplastia. Lo de Marilyn era un secreto a voces; en el caso de Dietrich realmente es que yo nunca la encontré guapa, ni antes, ni después. En el de Rita...no sé, tampoco veo tanta diferencia en las fotos..para mi gusto ella fue una de las más hermosas que hubieron y además con un cuerpo escultural. De todas manera, esos pequeños "arreglillos", se pueden pasar por alto. No como hoy en día, que la mayoría están recauchutadas, y no destacan precisamente por su elegancia y glamour, salvo excepciones claro está. Super interesante el post.

David dijo...

La primera vez que lei sobre cirugía estética y actores de la época dorada me quede alucinado, eran tiempos en los que esas transformaciones físicas no eran el pan nuestro de cada día y yo pensaba que entre la gente del mundo del espectáculo habían comenzado a practicarse a partir de los 70´s.
Me quede flipado al saber que un machote como Gary Cooper se había hecho un lifting.
Y aún me sorprende...

Un saludo y gracias por tus participaciones en ciclos de cine, ya iba siendo hora de que me pasase por tu blog.

Dickson dijo...

Hola, SqsMaravillosa. También pienso que Rita Hayworth tenía un magnetismo único frente a las cámaras, pero eso no impide que reconozcamos una evidencia. Si salió favorecida con el cambio, que yo creo que si, pues mejor para ella y para quienes disfrutamos viéndola. Gracias y hasta pronto.

Dickson dijo...

Hola David: ya había leído algo sobre el arreglo de Gary Cooper, según cuentan, para que siguieran ofreciéndole los papeles de protagonista y no parecer el padre de su compañera de reparto en la etapa final de su carrera.

Aquí se os espera siempre con la puerta abierta. Saludos y hasta la próxima.

miquel zueras dijo...

Bueno, con Borgo (mi nombre para los blogs) ya me vale. Saludos. Borgo.

Emilio Luna dijo...

Me ha llamado mucho la atención tu nombre, Dickson, en el blog de Borgo y he venido a curiosear. Hace poco escribí precisamente por una de las obras de este creador homónimo. Ha sido un buen destino sin duda. Un saludo!!!

Dickson dijo...

Me ha gustado el video sobre Dickson, que conocía por un documental. Gracias, Emilio y vuelve cuando quieras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...