Páginas vistas en total

miércoles, 11 de mayo de 2011

EL HOMBRE QUE SABÍA DEMASIADO


Como luego hiciera en Cortina rasgada con Julie Andrews, Alfred Hitchcock se decantó por una protagonista de corte amibarado para El hombre que sabía demasiado, en detrimento de su prototipo de mujer rubia más o menos fría y misteriosa. A mi juicio, la elección estuvo aquí más justificada, al poner el énfasis en mostrar, antes que a una mujer enamorada, a una madre empeñada por encontrar a su repelente vástago, secuestrado porque un espía moribundo ha revelado casualmente a su padre los planes para ejecutar un magnicidio en la capital británica. La elegida fue la actriz norteamericana Doris Day, quien da vida en la ficción a la despierta esposa del doctor McKenna (James Stewart). 

Es una leyenda viva de Hollywood, de esa clase de artistas en toda la extensión del término, pues lo mismo baila que canta o interpreta, pero siento decir que esta vez no la encuentro a la altura de su compañero. Parecería injusto señalar que está mal en el papel, si bien la reconozco algo sobreactuada y, más que nada, chirría verla fuera de su hábitat, el de las comedias y musicales que la hicieran tan popular. 
                                                                   
En esta historia de espías, desarrollada a caballo entre Marrakech y Londres, sorprende la manera en que describe la primera de aquellas ciudades, su luz, esencia y colorido, bien captados por el genio británico, tan ajeno en principio a aquellas latitudes. Aunque estaba menos orgulloso, en 1934 firmó una versión más modesta de este largometraje durante su etapa británica, pero ambientada en un lugar tan contrapuesto a Marruecos como los Alpes suizos.

Man Who Knew Too Much, The x06                                                                                                                                                                                                 by newhousedesign

Personalmente, me encantan las secuencias en el taller del taxidermista Ambrose Chapell, rodadas en los escenarios reales del taller de "Edward Gerrard & sons", famosa firma londinense -ya desparecida- que durante años suministró material para el atrezo de muchas películas. El primer encuentro de James Stewart con el señor Chapell padre, equiparado a un pelícano disecado y luego con el hijo, un tigre rugiente, preceden al forcejeo alrededor de un pez sierra, leones, pájaros y leopardos que pone el toque de humor inglés entre el suspense que rodea toda la cinta. En realidad, el personaje de Stewart, que medía casi dos metros, había aportado antes unas notas de humor con sus dificultades para sentarse a comer en un restaurante marroquí.




De otro lado, sería imperdonable no recordar la maestría de Hitchcock para elaborar escenas de gran tensión en espacios como cines, teatros o salas de conciertos abarrotados de público, lo que tiene lugar en varios de sus títulos como Sabotaje, Cortina rasgada y 39 escalones. Por ello, no es de extrañar que El hombre que sabía demasiado nos regale lo mejor de la película en el interior del Royal Albert Hall de Londres: nueve minutos sin una sóla linea de diálogo en los que se concatenan decenas de planos fijos bajo el único acompañamiento musical de la obra que se interpreta durante el desarrollo de la trama, sugiriendo un claro homenaje al cine mudo.

Además, este largometraje se hizo con el Oscar a mejor canción, por el recordado "Que será, será", cantado a regañadientes por  Doris Day en dos pasajes del largometraje y en el que nada tuvo  que ver Bernard Hermann, que también  rescató parte de la música de la primera versión de 1934.


      
No quiero terminar sin hacer mención a un par de curiosidades que rodean esta película. La primera de ellas es que no sólo cuenta con el tradicional cameo de su director (aparece de espaldas viendo un espectáculo acrobático en el mercado), sino que el gran Bernard Hermann se encarnó a sí mismo mientras dirigía a la Sinfónica de Londres. La segunda es el hotel La Mamounia donde se aloja la familia protagonista en Marrakech, que existía en realidad y hoy sigue siendo uno de los más conocidos y lujosos del país.


33 comentarios:

Mario dijo...

Magnífica reseña, ésta la tengo pendiente entre tantas que deseo ver del maestro Alfred Hitchcock que es uno de esos grandes directores que no solo tienen un título genial en su filmografía sino muchos, la lista es larga. Decir también que me encanta James Steward, me parece uno de los mejores actores clásicos americanos. Doris Day no será una actriz todo terreno pero desborda dulzura y simpatía, no es una bomba sensual sino una linda mujer rubia con la que se puede uno divertir dialogando, esa es la imagen que me produce cuando la veo actuar. Un abrazo.

Mario.

Dickson dijo...

Es verdad que la lista de buenos títulos de Hitchcock es larga y sólo unos pocos directores pueden decir lo mismo. Espero que la disfrutes, Mario. Un abrazo.

Patri dijo...

Gran entrada Dickson!, a vueltas a con tu admirado Hitch. Esta en concreto hace mucho que la vi y no la recuerdo demasiado pero la volveré a ver teniendo en cuenta tus apuntes. Me sorprende pero me admira la valentía de Doris al atreverse con Hitchcock y viceversa. Creo que aqui está la emoción de la peli y no tanto en descubrir que James Stewart lo borda - eso ya lo sabíamos antes de verla!!!
Por cierto, espero en breve poder pasearme y tomarme un tazita de café en el hotel que menciones de Marrakech! congratulations!!! Billie

Dickson dijo...

La relación entre ambos en el set de rodaje fue sobre ruedas. Es más, en un momento dado y como el director nunca le decía nada a Doris Day, que pensaba que sólo fue elegida porque cantaba bien, se lo hizo saber a Hitchcock. Su respuesta fue que todo iba perfectamente y que no le decía nada porque interpretaba exactamente como él quería.
¿El hotelito no tiene mala pinta, verdad? Saludos.

Clementine dijo...

Pues a mí me pasa con esta película, Dickson, lo mismo que con "Vértigo". "El hombre que sabía demasiado" es de las que menos me gustan de Hitchcock, y me la he visto varias veces y no, no tengo nada en contra de James Stewart, todo lo contrario. Pero esta historia en concreto no logra atraparme, aunque reconozco la maestría del director en esa escena del Royal Albert Hall, y cómo no. A Doris Day tampoco la veo yo muy apropiada para este género del suspense, aunque sale bastante airosa del asunto. Besos.

Dickson dijo...

Hola, Clementine. Tampoco es mi favorita, pero reune una serie de características que la hacen muy interesante, al menos para mí. Besos.

Lala dijo...

Muy buen post Dickson!! cuentas cosas muy interesantes, la verdad. Esta película la tengo en mi videoteca y me pasa un poco como a Clementine. Es una buena pelí, con unos planos muy buenos y un ritmo ideal para este tipo de películas, pero estos dos protagonistas me chirrían un poco. Doris Day era un encanto de persona y actuaba muy bien en su género, pero cuando la sacan de él, lo hace algo regular para mi gusto. Aún así tienes escenas fantásticas, entre ellas la que comentas del royal ;-)

Un besote

Dickson dijo...

Gracias, Lala. Eso mismo me pasa con Doris Day, como habrás leido en el post. Ni siquiera ella misma se veía en el papel, porque pensaba qe Hitchcock sólo la había elegido porque cantaba bien. Un beso para tí.

Manderly dijo...

Aunque no es de mi favoritas de Hitchcock tiene secuencias memorables, como las que comentas y es que Hitch es el mago del suspense y en todas sus películas nos tiene en tensión a su antojo!!
La canción es cansina y tontorrona... típica canción infantil...
Saludos!!

Dickson dijo...

Aunque después han sido muchos los que se han inspirado en su obra, en su tiempo fue pionero en dominar el arte del suspense, precisamente por crear momentos de tensión en situaciones nunca vistas.
La inclusión de la canción fue impuesta por la Paramount Pictures, aunque todo salió muy bien, al ganar el Oscar y convertirse no sólo en un gran éxito de ventas sino en el tema emblemático de la larga y exitosa discografía de Doris Day. Eso sí, coincidimos en que "What ever will be" es un rato ñoña.
Saludos, Manderly.

FATHER_CAPRIO dijo...

Ñoña pero pegadiza y también se trata de eso. Doris Day "pegaba" más con Rock Hudson y esas pantallas partidas por la mitad que con el tito "suspense" Hitchcock, pero eso no significa que lo haga mal. Desde luego que no es el mejor trabajo del orondo inglés pero está en el pelotón de los buenos.

Hemos coincidido en revisar a Hitchcock. Yo lo hice con Juego Sucio, y reconozco que me ganas por goleada en cuanto a la calidad de la película, pedro bueno, a quienes nos gusta el cine del inglés siempre encontramos motivos para el disfrute.
Saludos

deWitt dijo...

Lo prometido es deuda y aquí estoy!

Hitch siempre resulta sumamente interesante, aún en sus películas definidas como menores. Lo que más perplejidad me produce de esta película es, quizás, el "que será, será"porque aunque es una canción mundialmente conocida los que no son muy cinéfilos no la relacionan con Hitchcock jamás.

Como anécdota personal: yo he utilizado un fotograma de esta película (el primer plano de Doris Day gritando) para una campaña de rebajas que al final hubo que reciclar por culpa de un robo. Cambié "rebajas" por "nos han robado" y la gente pesó que era una campaña de marketing.

Buena entrada!!

Saludos

Dickson dijo...

Pues a mi me gusta, Father_Caprio, que hayas analizado una cinta de la etapa inglesa, que ayuda mucho a los que nos gusta Hitch para ir viendo la evolución de su obra.
Muy gráfica la descripción de las típicas películas de Day "con las pantallas partidas". Saludos.

Dickson dijo...

Gracias y bienvenido, Señor deWitt.
Tienes razón, creo que en casi todas sus obras, incluso las menos recordadas, hay instantes donde se adivina lo que luego llegó a ser.
Buena elección de la foto para identificar la locura de las rebajas. Saludos.

J. feat. J. dijo...

Tengo que verla de nuevo, porque han pasado unos años desde la última vez. Yo adoro el cine de Hitchcok por 'Vértigo', 'Psicosis', 'Con la muerte en los talones' y 'Los pájaros'.

Un gran post, Dickson. Por cierto, no puedo hacerme seguidor de tu blog. No me aparece el casillero. Me ocurrió la primera vez y lo dejé pasar por si era un fallo de blogger, pero sigue igual.


Un saludo!!! ;)

Dickson dijo...

Gracias J. feat J. A mi me pasa lo mismo por las cuatro películas que mencionas y por algunas más.

En cuanto al problema de los seguidores, hace tiempo que me lo comentan. Sin embargo no a todos les sucede. De momento, he vuelto a habilitar la barra navbar de blogger(la que aparece sobre el título del blog arriba de todo) y creo que desde ahí no hay poblemas para seguir el blog. En todo caso intentaré que los amigos de blogger me hagan caso. Si no, cuando encuentre otra solucion te lo diré. Saludos.

David Amorós dijo...

Que ganas de ver Hitchcock tras leerte. Sea "el hombre que sabía demasiado" o cualquier otra. ¿No te ocurre que de vez en cuando sientes la necesidad imperiosa de ponerte una peli suya? Yo creo que es algo parecido a que se te antoje de vez en cuando tu plato favorito o algo así. Inevitable. Aunque hace tiempo que soy seguidor de tu blog, la verdad es que no había reparado mucho en él, pero creo que te leer´r a partir de ahora si los posts son de este nivel. Un abrazo.

David dijo...

Muy buena, la revisé recientemente, como comentas llama la atención el rollito absolutamente familiar y edulcorado (algo poco habitual en la filmografía del mago)que se monta con el trio formado por Stewart (maravilloso una vez más, Doris Day y el niño.
La secuencia del Albert Hall y el final con Doris cantando su cancioncita en la embajada son puro Hitch una maravilla.
En fin que la disfruté como un enano con las escenas exoticas y de suspense, me rei con Stewart y sólo me sobraron los trinos de Doris.
Un saludo y buena entrada.

Dickson dijo...

No lo he destacado en la entrada, pero tienes razón en que tambien las escenas en la embajada son puro Hitchcock. En cuanto a los gorjeos de Doris Day, termina por hacerme gracia su inclusión en la película, aunque me arriesgue a una subida de azucar. Saludos.

Saraiba dijo...

Que grandísima obra! Me encanta Hitchcock, sus películas son fantásticas, además James fue uno de los grandes actores de hollywood. Una combinación perfecta!

Dickson dijo...

También soy muy de James, aunque un sector se empeñe en tacharlo de inexpresivo. Menos mal que son más quienes piensan lo contrario. Saludos.

Dr. Quatermass dijo...

Pues una de mis favoritas del maestro regordete. La secuencia final es antológica, pero toda la película raya a un nivel sublime, es curioso que la gente se suele olvidar de ella cuando lista sus favoritas, para mi está al nivel de Vértigo o North by Northwest.

Un saludo!

Dickson dijo...

Bienvenido, Dr. Quatermass. No es mi favorita, pero es cierto que tiene cualidades para estar bien arriba en la filmografía de Hitch. De todos modos, Vértigo sigue siendo mucho Vértigo. Saludos.

Javi dijo...

Doris Day no tiene mucho que ver con el tipo de mujer que suelen salir en la pelis de Hitchcock, frías, bellas, fascinantes. Doris Day bien podría ser la vecina de al lado. Tal vez eso era lo que quería Hitchcock, que más que una mujer seductora fuese una madre atormentada sin más. La vi hace mucho y me gustó, pero no es de las mejores de Hitchcock. Un saludo, Dickson y buena entrada.

Dickson dijo...

Es verdad. Yo tampoco veo a alguien como Grace Kelly, por ejemplo, dando vida a la entregada madre y esposa de un médico de provincias que renuncia a su trabajo por convertirse en la vecina de al lado y perfecta ama de casa. Saludos.

daniel dijo...

Yo del genio Hitchcock tengo pendientes varias, incluyendo esta (este fin de semana revisionare La ventana indiscreta y Vertigo). A ver si pronto la consigo y te dejo mi apreciacion.
Felicidades por el buen blog que llevas; de paso te invito al mio, y te sigo por aqui...

Saludos!

Dickson dijo...

Gracias, Daniel y bienvenido. Eso de revisionar Vertigo me suena muy familiar. No dejes de ver El hombre que sabía demasiado porque tiene detalles por los que merece la pena verla. Saludos.

Dickson dijo...

Como blogger no se anima tras reciente avería del sistema, recupero ahora los comentarios a esta entrada que aún guardaba en el correo electrónico. Father Caprio dixit:

Ñoña pero pegadiza y también se trata de eso. Doris Day "pegaba" más con Rock Hudson y esas pantallas partidas por la mitad que con el tito "suspense" Hitchcock, pero eso no significa que lo haga mal. Desde luego que no es el mejor trabajo del orondo inglés pero está en el pelotón de los buenos.

Hemos coincidido en revisar a Hitchcock. Yo lo hice con Juego Sucio, y reconozco que me ganas por goleada en cuanto a la calidad de la película, pedro bueno, a quienes nos gusta el cine del inglés siempre encontramos motivos para el disfrute.
Saludos

Dickson dijo...

Por su lado, deWitt dixit:

Lo prometido es deuda y aquí estoy!

Hitch siempre resulta sumamente interesante, aún en sus películas definidas como menores. Lo que más perplejidad me produce de esta película es, quizás, el "que será, será"porque aunque es una canción mundialmente conocida los que no son muy cinéfilos no la relacionan con Hitchcock jamás.

Como anécdota personal: yo he utilizado un fotograma de esta película (el primer plano de Doris Day gritando) para una campaña de rebajas que al final hubo que reciclar por culpa de un robo. Cambié "rebajas" por "nos han robado" y la gente pesó que era una campaña de marketing.

Buena entrada!!

Saludos

Dickson dijo...

Y J. feat J. dejaba este mensaje:

Tengo que verla de nuevo, porque han pasado unos años desde la última vez. Yo adoro el cine de Hitchcok por 'Vértigo', 'Psicosis', 'Con la muerte en los talones' y 'Los pájaros'.

Un gran post, Dickson. Por cierto, no puedo hacerme seguidor de tu blog. No me aparece el casillero. Me ocurrió la primera vez y lo dejé pasar por si era un fallo de blogger, pero sigue igual.


Un saludo!!! ;)

Dickson dijo...

Este otro es del amigo David Amorós:

Que ganas de ver Hitchcock tras leerte. Sea "el hombre que sabía demasiado" o cualquier otra. ¿No te ocurre que de vez en cuando sientes la necesidad imperiosa de ponerte una peli suya? Yo creo que es algo parecido a que se te antoje de vez en cuando tu plato favorito o algo así. Inevitable. Aunque hace tiempo que soy seguidor de tu blog, la verdad es que no había reparado mucho en él, pero creo que te leeré a partir de ahora si los posts son de este nivel. Un abrazo.

ANRO dijo...

Amigo Dickson, no sé cómo he podido ser tan descortés contigo, créeme que no suelo serlo. Rectifico sobre la marcha y me cuelo en tu casa con todos tus amigos.
Me alegra que reivindiques una obra del maestro. Ya veo que hay amigos que les parece un poco raro ver este tipo de cine, pero no hay que olvidar que gracias a tipos como este gordito inglés se ruedan pelis de buena factura. Hoy sin ir más lejos he visto "Sin identidad", una fenomenal película de suspense que bebe de las bases de Hitchcock, hasta en lo que respectacta a la heroína "fría y rubia".
En fin amigo, ya sabes cuál es mi casa. Yo también me he apuntado a la tuya.
Un abrazote.

Dickson dijo...

Sé bienvenido, Anro. La reivindicación de las obras de Hitchcock como ésta me parece fundamental para entender buena parte del cine posterior. Es como aquello de que los pueblos que no conocen su Historia están condenados a repetirla. Nos vemos pronto, seguro. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...