Páginas vistas en total

viernes, 29 de abril de 2011

FRASES DE CINE: MARLON BRANDO

Marlon_Brando
Marlon Brando


En una entrevista concedida al diario británico The Observer en 1956, un autocrítico Marlon Brando dijo: "Un actor es una persona que no te escucha, a menos que estés hablando de él".

lunes, 25 de abril de 2011

NICK CRAVAT: EL AMIGO DE LA ESTRELLA


Burt-Lancaster-y-Nick-Cravat-en-El-temible-burlón


Nick Cravat, cuyo nombre real era Nicholas Cuccia, fue un actor neoyorkino hijo de inmigrantes italianos, nacido a comienzos del siglo XX. No era demasiado portentoso ni muy conocido aunque, mejor ó peor, consiguió vivir de su trabajo toda la vida. Ahora bien, el logro se debe en buena medida a su gran amigo Burt Lancaster. 

Ambos, que vivían en el mismo barrio, se conocieron en un campamento a los nueve años y mantuvieron una amistad, férrea como pocas, hasta el fin de sus días. Siendo muy jóvenes, juntos probaron suerte en el mundo del circo, donde crearon el dúo "Lang y Cravat". Ese fue el momento de cambiar su apellido paterno porque, según contó después su propia hija, Cuccia resultaba impronunciable y alardear de orígenes italianos en la Norteamérica de los años treinta no era algo muy popular.

Photobucket
Con algunos compañeros del Kay Bros. Circus

Con sus números acrobáticos recorrieron todo el pais durante una década, hasta que una lesión de Lancaster le obligó a dejar el mundo circense. Tras la Segunda Guerra Mundial y pasando ampliamente la treintena, dirigieron sus pasos a la interpretación. El primero fue Burt, debutando en Forajidos de Robert Siodmak (1946) y Cravat hizo lo propio en My friend Irma (1949), largometraje que también supuso el bautismo ante las cámaras para la pareja formada por Dean Martin y Jerry Lewis. Eso si, poco después llegarian los dos papeles más recordados y llamativos de su carrera, ahora ya junto a Burt Lancaster, en El halcón y la flecha y El temible burlón, donde tuvieron ocasión de demostrar nuevamente sus habilidades acrobáticas, al negarse a ser doblados por especialistas en las escenas peligrosas. 

Nick-Cravat


Luego vendrían otras siete cintas más al lado de un Burt Lancaster que no solo se había convertido en una estrella, sino que su posición le permitía exigir papeles para Nick en sus películas. Debido a que solía interpretar a mudos, muchos creían que lo era en realidad. Yo mismo tengo un libro por casa, donde se afirma tajantemente que era sordomudo. La explicación está en su marcado acento neoyorkino, que sus dotes interpretativas le impedían disimular así que, en varias ocasiones, se optó por dar a sus personajes esa minusvalía.

Burt-Lancaster-y-Nick-Cravat

De ahí a su último trabajo en La isla del doctor Moreau (1977), donde no podía faltar su protector y gran amigo, tres décadas actuando en cine y televisión sin demasiada fortuna y una amistad de más de setenta años que el inexorable paso del tiempo y el destino quisieron que sólo se rompiera por la muerte de los dos en 1994, con unos meses de diferencia.

domingo, 17 de abril de 2011

PESTUÑOS DE SOBREMESA

Octopus Poster by Michael Heilemann, on Flickr
                                                                                by  monsoon_wind_dhaka

Entre amigos, solemos comentar cuanto tardamos cada fin de semana en ser vencidos por el sueño tras sentarnos ante el televisor después de comer. Al horario, ya de por sí crítico, se une la inestimable colaboración de las llamadas "cadenas generalistas" y su programación.

Las mejores siestas, sin duda, son facilitadas por aquellos pestuños de sobremesa sobre ataques de rabiosas avispas asesinas. Quien dice avispas dice abejas, arañas, pulpos, calamares gigantes, termitas, ratas y cualquier otro animalito desagradable, solo ó en grupo, porque la película seguirá siendo un calco de la anterior. Planteadas casi siempre en el ámbito rural, giran en torno a niños traviesos que molestan a los bichos en cuestión, generalmente transportados inconscientemente hasta el lugar; uno o varios ataques dentro de un coche o barco del que la víctima, claro está, no puede salir; el repentino descubrimiento de algún cadaver ya atacado por la plaga; un sheriff que intenta manejar la situación con mejor o peor fortuna, etc., etc., etc.    
                                                                                                            
                                                                                                                             by  ralphhogaboomPoster design for Independence Day movie by ralphhogaboom, on Flickr
Merecen un destacado especial los insufribles largometrajes centrados en torno a catástrofes naturales, elaborados a imagen y semejanza unos de otros. Véase una ola gigante que destruirá la costa Este u Oeste estadounidense, a no ser que el comité de emegencia (siempre reunido en una sala de control con muchas pantallas y gráficas con lucecitas) ponga antes remedio. Otros ejemplos del mismo perro con distinto collar son los destructivos terremotos, volcanes en erupción, tornados desoladores, contaminaciones químicas o virus letales. Todas estas películas, casi sin excepción, se inician presentado al espectador pequeños signos anticipadores de la tragedia en ciernes y cuentan cómo el héroe de turno logra salvar la situación, sin tener que mancharse las manos en eliminar al malo de la película, porque el desastre natural en cuestión se ocupará de hacer el trabajo sucio. Un patrón que también se repite machaconamente es que el heroe protagonista y su familia están fisicamente distanciados, por lo que buena parte de la trama se va en intentar la reagrupación familiar "in extremis".

                      by  monsoon_wind_dhaka                                                                           by  yotambientengosuperpoderes Cartel de La Momia 3 by yotambientengosuperpoderes, on Flickr
The_Day_After_Tomorrow_movie by monsoon_wind_dhaka, on Flickr

               

Otro de los pilares básicos del género soporífero son aquellas cintas, al más puro estilo "Estrenos TV", sobre una mujer perseguida por un asesino y/o violador en serie. Vamos, la puntilla para una vida llena de desafíos y desgracias hasta que su vecino, compañero de trabajo, detective de homicidios ó similar, le salvan del peligro abriendo para ella las puertas de un nuevo horizonte semtimental que, después de tanto sufrir, la chica tenía muy merecido.

Por último, no podemos olvidar algunas cintas románticas hasta decir basta, otras del peor género fantástico ó simplemente  tan impresentables que ni siquiera admiten catalogación, pero que provocan idéntico efecto sedante.

                                                                               by  urbanshoregirl 
Ghost Poster by urbanshoregirl, on Flickr
                                                                                    
Entre mis pestuños favoritos, con efecto adormecedor más inmediato que el más eficaz de los somníferos destacan leños de grueso calibre como Temblores, Un pueblo llamado Dante´s Peak, Volcano, Twister, El ataque de las abejas asesinas, Tentáculos, Octopus, La momia, El barco fantasma, Aracnofobia, Anaconda, Deep impact, Poseidón, Waterworld, Independence day, Mensaje en un botella, Kate y Leopold, Marabunta, Ghost, El día de mañana, y otros que se suman a la larga lista de aportaciones cinematográficas con las que conciliar el sueño en las sobremesas de sábados y domingos. Y en el caso poco probable de no cumplir el efecto deseado, siempre quedará volver a enfrentar cualquiera de los pestuños que ya has visto (al menos empezar), tarea que gustosamente nos facilitan una y otra vez muchos canales de televisión. ¡Felices sueños!

jueves, 14 de abril de 2011

LA ROSA TATUADA

La- rosa-tatuada
                                                                                                  by  body_pixel 

Anna Magnani, dueña de las mejores ojeras del Cine, por fin dió vida en esta película de 1955 a  Serafina delle Rose. Y digo por fin, ya que su amigo Tennessee Williams había escrito el papel de la obra teatral La rosa tatuada pensando en ella. A pesar de que el personaje es una inmigrante siciliana en Estados Unidos, un desconocimiento casi absoluto del idioma que hubiera obligado a memorizar foneticamente el papel completo, le impidió representarlo en Broadway. El autor se encargó personalmente del guión y pudo quitarse la espinita de ver a Nonnarella (apodo de Anna Magnani) destilando a raudales sexo, temperamento, desesperación, tristeza, amor y vida. Y esta no sería la única vez, porque en 1957 volvió a ser una de las mujeres de su amigo Williams en Piel de serpiente, del desaparecido Sidney Lumet.


Anna-Magnani
                                                                                               by  VivianaG 

Versátil en el drama y la comedia, fue la primera actriz italiana en ganar el Oscar gracias a éste, su primer largometraje para Hollywood, un lugar donde parecía una extraterrestre, una antidiva de carne y hueso que no se maquillaba ni pasaba por la peluquería. Por eso, a los pocos días de su llegada a EEUU, la prensa escrita americana dijo: <<Frente a Anna Magnani, nuestras divas son maniquies de cera. Sólo Greta Garbo podría confrontarse con ella.>>
                                                                                             
                                                                                                    by  body_pixel           
Anna-Magnani-and-Tennessee-Williams
Magnani y Tennesee Williams

                                 
                                                          
Algo menos recordada y exitosa que otras obras de Tennessee Williams tambien llevadas al cine con acierto, La rosa tatuada fue dirigida por Daniel Mann y contiene todos los ingredientes marca de la casa, incluido un sofocante calor que facilita la contemplación de su protagonista en sugerente combinación interior. La señora delle Rose es una de esas féminas que Williams retrató tanto y tan bien, sometida al dilema de elegir entre el sexo y la muerte, entre la vida y el ostracismo. Al enviudar de un hombre al que nunca llegamos a ver claramente, conoce a Álvaro Mangiacavallo (Burt Lancaster) y tiene que pelear consigo misma y con sus convicciones a causa de su dilema: entregarse a la pasión ó condenarse a ella y a su hija al luto eterno. En un momento de la historia, Mangiacavallo la define perfectamente al decirle que "ha metido su corazon en la urna de las cenizas", mientras que ella le señala como "un payaso en el cuerpo de mi marido."

                                                       by  classic film scans 
Burt-Lancaster-and-son
Burt Lancaster y su hijo
         

Burt Lancaster había comenzado a intercalar diversos registros para escapar del encasillamiento como aventurero espadachín de probadas dotes acrobáticas. Su papel en esta cinta colabora a ese objetivo y aunque no es unos de los más recordados de su carrera -algo complicado cuando compartes plano con una sembrada Anna Magnani- a mi me gusta especialmente. Con el tiempo, Lancaster llegaría a hacer el viaje inverso a su compañera de reparto, con recordadas incursiones en el cine italiano, en especial Novecento y El gatopardo, su trabajo preferido.

En la piel de Rosa delle Rose, joven hija de Serafina, está la italiana Marisa Pavan que desarrolló una breve carrera aunque fue suficiente para ganar el Globo de Oro por éste rol y ser la elegida para recoger el Oscar en nombre de Anna Magnani, que esa noche se encontraba tranquilamente en Roma. Asimismo, es hermana gemela de la actriz algo más conocida Pier Angeli, fallecida por suicidio en 1971.

                                                                                   by  classic film scans 
Marisa-Pavan-and-Pier-Angeli
Marisa Pavan (izq.) y Pier Angeli

No quiero terminar sin hacer mención a la fotografía de James Wong Howe, que le valió el Oscar en la categoría blanco y negro, en un año en que también estaba nominado para el premio en color por su excelente trabajo en Picnic.

Esta vez, el dato curioso lo aporta el cameo de Tennessee Williams y Hal B. Wallis, productor de éste y centenares de largometrajes, entre los que se cuenta alguno de los mejores de todos los tiempos. Ambos se dejan ver camuflados entre la clientela que juega y se divierte en el club Mardi Gras.

domingo, 10 de abril de 2011

ENCUESTA: ¿QUÉ PELÍCULA GANÓ EL OSCAR MÁS INMERECIDO DE SU AÑO?

Debido al éxito de la encuesta anterior, volvemos a la carga. Esta vez, se trata de elegir entre algunas decepciones, más o menos sonoras, de la Historia de los Oscar. 

Para ello os animo a señalar, entre cinco ganadoras del premio a mejor película, cuál os pareció mas injusto, sólo teniendo en cuenta sus respectivas compañeras de nominación. Es decir, que sin entrar a valorar si la cinta votada es o no un gran título, se trata de saber en que año os pareció más indignante que otro de los largometrajes que luchaban por la victoria no se hiciera con la estatuilla dorada.

Las cinco ediciones, incluyendo los nombres de ganadora y candidatas, son éstas:

- Año 1940. Ganadora: Rebecca. Nominadas: El cielo y tú, La carta, Historias de Filadelfia, Enviado especial, Las uvas de la ira, Hombres intrépidos, El gran dictador, Our town y Espejismo de amor

- Año 1952. Ganadora: El mayor espectáculo del mundo. Nominadas: El hombre tranquilo, Ivanhoe, Moulin Rouge y Solo ante el peligro. Un dato adicional, sin ánimo de influir en vuestra decisión: Cautivos del mal, de Vincente Minelli, ni siquiera optaba al premio.  

- Año 1963. Ganadora: Tom Jones. Candidatas: Cleopatra, América, América, La conquista del Oeste y Los lirios del valle.

- Año 1980. Ganadora: Gente corriente. Candidatas: Toro salvaje, El hombre elefante, Quiero ser libre y Tess.

- Año 1986:, Ganadora: Platoon. Candidatas: Hannah y sus hermanas, Hijos de un Dios menor, Una habitación con vistas y La Misión.

Ya podéis votar en la columna derecha del blog y no os precipitéis, porque estará abierta unos cuantos días. Al finalizar, ya comentaremos con los resultados en la mano. ¡Saludos a todos y gracias anticipadas por vuestra colaboración! 

jueves, 7 de abril de 2011

LOS CAÑONES DE NAVARONE

Precisamente ahora, cuando se cumplen cincuenta años del estreno de Los cañones de Navarone, parece un buen momento para recordar este hito del cine belicoaventurero. Encabezando el reparto, un trío de actores en estado de gracia compuesto por David Niven, Anthony Quinn y Gregory Peck, quien sustituía a un William Holden elegido inicialmente para su papel. También supuso el debut internacional de la particular actriz griega Irene Papas y uno de los primeros largometrajes para el desaparecido Richard Harris, más recordado entre las nuevas generaciones como el profesor Dumbledore en las primera entregas de la saga Harry Potter.


Gregory-Peck
Gregory Peck

Brevemente y sin destripar el desenlace para quienes todavía no la hayan visto, narra la historia de un comando de fuerzas especiales con una misión durante la Segunda Guerra Mundial: inutilizar dos potentes cañones, instalados por el ejercito nazi sobre un lugar estratégico del mar Egeo, que impiden el rescate de dos mil soldados británicos sitiados en una isla cercana bajo la amenaza de un inminente ataque alemán.

Tiene una duración de dos horas y media, de modo que si la trama no te engancha desde el principio, puede resultar interminable. No es mi caso, aunque hubiera agradecido algún tijeretazo en el metraje. Dirigida en Cinemascope por el irregular J. Lee Thomson, Los cañones de Navarone es la película inmediatamente anterior al mayor éxito de su filmografía, El cabo del terror, donde repetiría con Gregory Peck, esta vez al lado de Robert Mitchum.

David-Niven
David Niven

Por su parte, Carl Foreman, guionista y productor de la película, había caido bajo las garras del Comité de Actividades Antiamericanas durante la caza de brujas y su sospechoso pasado comunista le condujo al exilio británico por una buena temporada. Desde allí, aunque ya rehabilitado y sin necesidad de seguir trabajando bajo seudónimo (hubo de hacerlo los primeros años), produjo este hito del cine bélico y adaptó con acierto la novela homónima de Alistair McLean.

El éxito de taquilla fue tal que incluso tuvo una secuela, llamada Fuerza 10 de Navarone. Confieso no haberla visto, aunque todo parece indicar que no he perdido gran cosa. Sin embargo, el triunfo económico no trajo consigo idéntico reconocimiento en trofeos. Estuvo nominada a siete premios Oscar y sólo recibió uno por sus ahora trasnochados efectos especiales, aunque se alzó con el Globo de Oro a mejor película y banda sonora, nada extraño si tenemos en cuenta que el responsable de la música era Dimitri Tiomkin.

Bahía-Anthony-Quinn
Bahía de Anthony Quinn

Para acabar, un dato curioso: el actor Anthony Quinn quedó prendado de la isla de Rodas durante el rodaje de exteriores y compró terrenos y una casa en un lugar paradisiaco de la costa que pasó a llamarse, desde entonces, la Bahía de Anthony Quinn.  

viernes, 1 de abril de 2011

EL QUIRÓFANO DE HOLLYWOOD


Boris-Karloff
Cuando las estrellas de Hollywood comenzaron a hacer uso de la cirugía estética para modelar a capricho sus cuerpos y rostros, el común de los mortales ni siquiera había oido hablar de su existencia y al resto les parecería una suerte de ciencia ficción.

En los primeros años veinte del siglo pasado, Louis B. Mayer obligaba a Greta Garbo a hacerse diversas componendas faciales, incluyendo la extraccion completa de su dentadura, y en 1929 Marlene Dietrich ya se había sometido a una rinoplastia, así como a la extracción de varias muelas con el objetivo de acentuar los pómulos que la harían mundialmente famosa.

Con el nacimiento del star siystem, los estudios percibieron la conveniencia de transformar a sus actores en patrones de belleza fuera del alcance del gran público y convertirlos en una especie de seres perfectos por los que la masa suspirase anonadada. La dependencia de  los esclavizados intérpretes era tal que servían como conejillos de indias a sus jefes, casi sin opción a rechistar si querían conservar alguna opción de promocionar sus carreras. La cosa llegaba hasta tal punto que los propios estudios decidían la intervenciones más convenientes en cada caso, para que sus pupilos pudieran salir airosos de la tiranía del primer plano. El afán de muchos actores de aquel tiempo por pertenecer al Olimpo de Hollywood, les hacía dejar a un lado las consecuencias de perder la indentidad física, porque la metamorfosis era parte del peaje que estaban dispuestos a pagar.

Rita Hayworth, antes y despues

Sólo un reducto de afortunados tenían la suerte de escapar del quirófano, bien porque su físico imperfecto les confería una personalidad específica digna de conservación y/o estaban destinados a encarnar una y otra vez al malo de la película (pienso en actores como Peter Lorre ó Boris Karloff), ó bien porque eran portadores de una belleza natural que, en el peor de los casos, sólo requería intervenciones menores como un cambio en el color del cabello o alzas en los zapatos.

Greta-Garbo
Una irreconocible Greta Garbo
Entre los cambios más "modernos" el de Cher se lleva la palma, aunque ella misma confesó haber perpetrado su remodelado integral, costillas flotantes incluidas, por propia voluntad e insatisfacción. Le sigue Goldie Hawn, de la que ya hablamos en Flor de cactus y a quien pudimos ver en una parodia de esta lucha contra el tiempo y el propio cuerpo en La muerte os sienta tan bien. No queda rezagado el monstruoso Mickey Rourke ni el difunto Tony Curtis, quien siendo ya octogenario pretendía aparentar la edad que tenía al protagonizar Con faldas y a lo loco. Otros ejemplos para no olvidar los tenemos en los labios imposibles de Melanie Griffith o las filigranas de Nicolas Cage para ocultar su calvicie. 

Volviendo a los clásicos y a pesar de que todo se llevaba a cabo dentro del más estricto secreto, es público y notorio que Marilyn Monroe se había operado la nariz y esculpido su barbilla, que Rita Hayworth no sólo se hizo la rinoplastia de rigor sino que padeció dolorosas sesiones de electrolisis para despejar su frente o que Humphrey Bogart, en sus últimos años, gastó peluquín.

Del lado contrario y haciendo honor a la fama de rebelde de su tiempo, destaca la oposición radical de Ingrid Bergman a la transformación que le solicitaba Hollywood a su llegada. Desde aquí le agradezco que hiciera caso omiso, pues hubiera echado a perder uno de los mejores rostros del Cine de todos los tiempos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...